Hermana Martha – 26 Años de Servicio

21. octubre 2011 | Por | Categoria: Eventos

El GEORGIA BULLETIN (boletín oficial de la Arquidiócesis de Atlanta) en su publicación de octubre 3 de 1985, informa que unos días atrás dos religiosas de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de Nuestra Señora de Refugio, habían llegado procedentes de Jalisco, México, a la Arquidiócesis y una de ellas, la Hermana Martha Herrera, quien fue asignada a la Parroquia de “Sacred Hart” (Sagrado Corazón), ella comenzó su labor con la creciente comunidad hispana de Atlanta, en los Apartamentos Boulevard en la ciudad de “Grand Park”. Después de algunos meses en esos apartamentos se inició la evangelización y el servicio comunitario, incluyendo la Santa Misa, a más de la ayuda que necesitaban en lo relacionado con consejería, alimentos y vestido; esta labor prosiguió por casi 10 años.

Esos fueron los primeros pasos de la Hermana Martha en nuestra Arquidiócesis y poco a poco fue afianzando su labor evangelizadora; años después, en los comienzos de 1989, se vio un sacerdote hispano, acompañado de la Hermana Martha, llevándoles café y pan a los inmigrantes que estaban tratando de legalizar su estado migratorio, después de haber pasado toda la noche haciendo fila en plena calle. En 1995 la Hermana Martha llegó a la Parroquia de Saint Mark (san Marcos) en la ciudad de Clarkesville al norte de Georgia, en donde estuvo a cargo del Apostolado Hispano de la Parroquia por espacio de seis años.

A comienzos del 2002 la Hermana Martha se incorporo a la naciente Misión de Saint Benedict y conjuntamente con el Padre Guillermo Córdoba le fueron dando forma y estructura a la comunidad. Su trabajo, tesón, tenacidad, entrega, cariño y amor por las personas de la comunidad la llevaron a continuar su labor desde el inicio de la tarde hasta bien entrada la noche, ayudando a las personas con necesidades, visitando enfermos en sus hogares, incentivando a los jóvenes adultos para que no se alejaran de la Iglesia Católica, fomentando y fortaleciendo la devoción por la Santísima Virgen María de Guadalupe, especialmente para el 12 de diciembre.

Las posadas fue otro de sus logros y junto con los sacerdotes colombianos se ha logrado la integración de las costumbres culturales para las festividades de la navidad. Por eso podemos decir que la hermana Martha ha institucionalizado en nuestra Misión el Cerro del Tepeyac y el pesebre para el mes de diciembre.

Teniendo bajo su responsabilidad de la Educación Religiosa, son miles los niños y jóvenes hispanos de la Arquidiócesis que han recibido los sacramentos de iniciación cristiana, esa ha sido parte de su misión y de su vocación evangelizadora.

Muchas personas han encontrado en ella esa madre que se quedó en su país natal, pues enseña, educa y catequiza, sin importar la edad de sus hijos adoptivos y los guía con la autoridad que sólo la edad y la experiencia le pueden dar.

La Hermana Martha ha completando otro ciclo de su vida, y a la vez inicia uno nuevo; con seguridad la extrañaremos y lamentaremos su partida, pues han sido 10 años de trabajo hombro a hombro para llegar a ser lo que la Misión del Divino Niño Jesús es.

MUCHAS GRACIAS HERMANA y cuente con nuestro aprecio y oraciones por el éxito en sus labores.