Nuestra Historia

Breve Historia del Divino Niño Jesús Catholic Mission

Por Rafael A. Gaitán

En el año 2000 algunas personas que asistían a Misa en la Iglesia de San Benito, le pidieron al sacerdote hispano de la Parroquia, Padre Luis Guillermo Córdoba,  que les ayudara en los apartamentos de “Proctor Square” y las zonas aledañas con la celebración de las posadas para la navidad de ese año. Ese fue el anzuelo y la perfecta carnada que el Señor utilizó para comenzar la pesca en ese lugar, el Padre Guillermo inició esa labor pastoral, totalmente seguro que pasada la navidad todo seguiría igual. Entonces llego la siguiente petición, que celebrara una Misa en esos apartamentos, él accedió  si se podía celebrar en un sitio cubierto en donde pudiesen asistir un grupo significativo de personas, Dios trabaja de extrañas maneras, pues a la señora Rosa Núñez propietaria de una taquería-billar,  ubicada en los apartamentos, no dudó en organizar cada domingo,  en la tarde,  su local para que se celebrara la Misa, de esa forma se sembró la idea.

Después  la Calvary Chapel of Gwinnett,  iglesia cristiana sin denominación específica,  que estaba localizada en el centro de la ciudad de  Duluth, comenzó a invitar a los católicos del área a participar de sus servicios y los incentivaba a abandonar el catolicismo, entonces la Señora Carmen Bermúdez, feligrés de San Benito y quien ayudaba  al padre Guillermo en esta labor pastoral, se dio cuenta y prendió la mecha, le comento la situación al Padre Guillermo y los dos fueron a hablar con el Párroco de San Benito, Monseñor Hugh M. Marren, para pedir la autorización para crear una Misión hispana en la zona y contrarrestar de esa manera el proselitismo que ellos  estaba haciendo.

Monseñor Marren inmediatamente aprobó la idea y se iniciaron todos los pasos para crear la Misión Hispana de San Benito; con la ayuda de otros feligreses  de San Benito  se ubicó, se rentó  y se acondiciono un local,  al lado de una estación de gasolina y se promovió todo para que el domingo 3 de Junio de 2001 se celebrara la primer Misa y se  inaugurara la Misión Hispana en Duluth. Esa primera Misa fue el paso inicial de las actividades pastorales y evangelizadoras que la Misión ha seguido realizando ininterrumpidamente por espacio de diez años.

El Padre Guillermo, nuestro fundador estuvo con nosotros hasta Junio de 2005 cuando el Padre Abel Guerrero Orta fue asignado a San Benito y lo reemplazó como el Vicario encargado de la Misión; la estadía del padre Abel en la Misión, no fue muy larga, pues en abril de 2006 fue nombrado Párroco de la Iglesia de San Marcos al norte de Georgia y en su reemplazo, de forma pasajera, solo por tres meses, nos guío pastoralmente el hoy Obispo Luis Rafael Zarama. En Julio de 2006 el Padre Fernando Ruge García fue asignado a San Benito como vicario Parroquial y responsable de la Misión; a él le correspondió asumir el proceso de cambio de Parroquia entre San Benito y Santa Mónica. También tuvo que organizar la Misión después del incendio de enero 18 de 2007, cuando el local en que habíamos estado celebrando por espacio de seis años quedo reducido a cenizas.

El 20 de Enero de 2007, la Misión celebró la Santa Misa en el templo de la Parroquia de Santa Mónica, que fue nuestra casa por dos años y ocho meses. Estando allí, en Santa Mónica, en Julio de 2007 el Padre Carlos Mario Bustamante Agudelo fue nombrado vicario parroquial de St. Benito y responsable de la Misión de Duluth, hasta el 6 de julio de 2010, cuando fue nombrado el Padre Carlos Arturo Quintero Galvis como vicario Parroquial de San Benito y Administrador de la Misión del Divino Niño
Jesús.

Con el apoyo de quienes han sido nuestros párrocos, Monseñor Hugh Marren, el Padre Paul Flood y el Padre Jack Durkin, hemos andado desde el 2001 en la ciudad de Duluth y gracias al entusiasmo de nuestro Arzobispo Wilton Daniel Gregory; a la entrega, persistencia y dedicación de nuestro Obispo auxiliar de Atlanta, Luis Rafael Zarama, a la ayuda del personal de la Arquidiócesis y de la comunidad de la Misión, el 4 de Junio de 2009, la Arquidiócesis nos donó el 85% del costo del local ubicado en el 4400 Abbotts Bridge Road en la ciudad de Duluth en el cual está funcionando la Misión desde el 11 de Septiembre de 2009.

Este sitio se convirtió en Templo Consagrado a partir del 14 de Noviembre de 2009 cuando el Obispo Luis Rafael Zarama presidio la ceremonia de Dedicación de la Iglesia;  bajo la administración del Padre Carlos Arturo Quintero la remodelación y adecuación de la sede la de Misión tuvo un auge espectacular para lograr que alrededor del 90% del proyecto esté concluido  y que orgullosamente el templo, salones y oficinas sean un espacio adecuado y decoroso para todos y en especial para adorar y bendecir a Señor, que es quien nos lo ha concedido.

Como podrán notar, a excepción de las señoras Carmen Bermúdez y Rosa Núñez, solo los nombres de los sacerdotes que nos han dirigido y de nuestros Pastores Arquidiocesanos, no se ha mencionado ningún otro nombre, porque son muchos quienes han dado su tiempo, tesoros y talentos para que la Misión lleve funcionando sin interrupción desde junio de 3 de2001 hasta el día de hoy y no sería prudente dejar a alguno de ellos fuera de la lista,  por eso que sea Dios quien en su infinita misericordia les dé el cien por uno a todos y cada uno de ellos.

Para terminar es muy oportuno hacer notar que siempre contamos con el apoyo y guía de nuestro Arzobispo Emérito, Monseñor John Francis Donoghue,  pero a la vez es importante resaltar que es nuestro actual  Arzobispo Wilton Daniel Gregory, quien permitió que  nunca más seremos llamados los feligreses de la Misión de Duluth, o los feligreses de la Misión hispana de la Buford Highway  y mucho menos los feligreses de la Misión que se quemó,  pues fue él  quien el 15 de junio de 2009 firmo el decreto de constitución de la Misión y nos dio un nombre propio, con el propósito de que así sea conocida y es por eso que con orgullo les decimos a todos y cada uno que somos feligrés del DIVINO NIÑO JESUS CATHOLIC MISSION.